Cine Películas Reviews

Thor: Amor y Trueno; Una explosión de color y comedia

Esta semana se estrenó en cines Thor: Amor y Trueno, la nueva entrega del superhéroe interpretado por Chris Hemsworth. También regresan personajes ya conocidos que acompañan al dios del trueno en pasadas entregas; por ejemplo, el director de la cinta vuelve a interpretar a Korg. Así mismo, Tessa Tompson regresa como la genial Valkiria.

Desde que se anunció la cinta, Marvel nos sorprendió con el regreso de Natalie Portman a la franquicia, después de que hiciera falta su presencia en Thor: Ragnarok. Todo parecía indicar que no volveríamos a ver a su personaje, la Dra. Jane Foster, pues sólo se habían hecho breves referencias al término de su relación con Thor desde Avengers: Age of Ultron. Sin embargo, aquí la vemos despedir a su personaje de la mejor manera, empuñando el famoso Mjiolnir.

En adición, Christian Bale se integra al UCM como el villano conocido como Gorr, the God Butcher. Además, como lo vimos previamente en el tráiler, los Guardianes de la Galaxia hacen una breve pero agradable aparición. Así, acompañado por esta serie de nuevos y viejos personajes, Thor regresa a la pantalla grande a todo color y con altas dosis de comedia al estilo de Taika Waititi.

Hablemos de las primeras entregas de Thor

La tercera cinta del dios del trueno dentro del UCM dio un giro radical de estilo debido a la inclusión de Taika Waititi como director. Es decir, la primera película fue dirigida por Kenneth Branagh, quien le dio un enfoque serio, resaltando los aspectos mitológicos del personaje, cuyo arco narrativo consiste en explorar su lado humano. Además, aquí se establece la importancia de la relación entre Thor y su hermano Loki.

Dicha está permeada con elementos trágicos, que hablan bastante del estilo Shakespeareano de Branagh dada su afición al bardo, la cual se puede apreciar en la gran cantidad de adaptaciones que conforman su filmografía; por ejemplo, Hamlet, que adapta el texto de Shakespeare tal cual, resultando en una duración de cuatro horas. No obstante, esta primera cinta de Thor no fue del agrado de muchos fans, justamente por la seriedad con la que se desenvuelve.

En 2013, se estrenó Thor: The Dark World, dirigida por Alan Taylor, la cual es actualmente considerada como una de las peores películas del UCM (si no es que la peor, para algunos). El tono de esta es incluso más serio y su mayor error es tener un villano bastante mediocre con un conflicto que no genera tensión. No obstante, brillan las actuaciones y el desarrollo de los personajes de Loki y Thor.

Tom Hiddleston y Chris Hemsworth como Loki y Thor en Thor de Kenneth Branagh (Fuente: Diario de Sevilla)

El makeover de Thor

Es por esto que para la tercera película, Marvel optó por cambiar por completo la imagen de Thor, haciéndola más parecida a su otra franquicia espacial: Guardianes de la Galaxia. De este modo, el tono de la tercera entrega del dios del trueno se tornó por completo hacia la comedia, utilizando, de forma similar, el soundtrack para atribuir mayor impacto a ciertas escenas importantes para la trama.

Del mismo modo, la fotografía pasó a lucir mucho más colorida y brillante. Así, la recepción fue increíblemente positiva por parte de los críticos y la audiencia. De hecho, actualmente cuenta con una calificación de 93% en Rotten Tomatoes, en comparación con el 77% de Thor (2011) y el 68% de Thor: The Dark World. Además, es considerada la mejor película del dios del trueno.

Chris Hemsworth como Thor en Thor: Ragnarok (Fuente: Koimoi)

La nueva entrega

Así, Thor regresa aún con más color, música y comedia que nunca. Esta vez, lo seguimos después de los eventos de Avengers: Engame, en donde lo vimos unirse a los Guardianes de la Galaxia al final de la cinta. Ahora, debido a la amenaza de la llegada de Gorr, un villano que desea asesinar a todos los dioses, debe seguir su propio camino para salvar a los habitantes de Nueva Asgard, ahora liderada por Valkiria.

Del mismo modo, retomamos la historia de Jane Foster, quien, ocho años después de haberse separado del dios del trueno, está a punto de morir a causa de un cáncer de etapa cuatro. Después de no poder encontrar salvación en la ciencia, recurre al Mjolnir, convirtiéndose en The Mighty Thor, tal como la vimos en los cómics. En su regreso a la Tierra, Thor se reúne con ella y a lo largo de la cinta reviven su viejo romance.

Natalie Portman como The Mighty Thor en Thor: Love and Thunder (Fuente: S Chronicles)

Bienvenidos a la jungla

Lo primero que se hace notar de esta nueva entrega es que el soundtrack es básicamente el álbum de Greatest Hits de Guns n’ Roses. Podemos escuchar “Sweet Child O’ Mine”, “Welcome to the Jungle”, y “Novermber Rain”. Además, “Paradise City”suena sobre un plano general de Nueva Asgard, lo que se sintió demasiado presuntuoso. Del mismo modo, otra cosa que parece golpearte en la cabeza repetidas veces con un martillo es el tono cómico.

Es decir, parece que la cinta tiene miedo de que su audiencia sienta emociones negativas. Momentos de alta tensión, como cuando Thor habla con un grupo de niños secuestrados, se tratan de forma graciosa. Lo mismo sucede con el momento en el que Jane confiesa que está enferma de cáncer. Es cierto que la calidad de una película, sobre todo si hablamos del género de superhéroes, aumenta cuando esta no se toma demasiado en serio a sí misma. No obstante, Thor: Amor y Trueno hace completamente lo opuesto y se convierte en una parodia de sí misma.

En consecuencia, los temas con los que lidia la cinta carecen de impacto; por ejemplo, el cómo damos y recibimos amor y los sacrificios que hacemos en su nombre, además de la importancia del dejar ir. Esto no quiere decir este tipo de temáticas sólo puedan tratarse de forma seria o solemne. En cambio, debe existir un equilibrio que esta película ni siquiera parece querer encontrar, lo cual resulta extraño viniendo de Waititi, quien ya había demostrado en Jojo Rabbit que uno se puede reír a carcajadas y al mismo tiempo reflexionar y llorar con temas de alta intensidad.

Lo bueno

El mayor acierto de la cinta yace en sus aspectos audiovisuales; es decir, la combinación y el uso de colores, así como el cambio al blanco y negro en el reino de la oscuridad. De la misma manera, los efectos visuales son sorprendentes y los vestuarios, que son llamativos y coloridos, combinan perfectamente con los distintos escenarios, dándoles a los héroes, a su vez, una onda ochentera.

Natalie Portman y Chris Hemsworth en Thor: Love and Thunder (Fuente: We Got this Covered)

Otro “meh” por parte de Marvel

Thor: Ragnarok representó un giro fresco para la franquicia de Thor. Mientras que las primeras dos entregas no terminaban de convencer a los fans, ya que carecían de ese encanto que caracterizaba otras entregas del UCM, esta contenía y explotaba al por mayor sus mejores elementos. En contraste, Thor: Amor y Trueno lleva la broma demasiado lejos, por lo que sus bonitos visuales no pueden compensar la falta de arcos narrativos coherentes y un soundtrack que parece haber sido elegido con flojera.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s