Reviews Series

Las Bravas: Rompiendo con los estereotipos – Review

"Las Bravas" buscan representar de una forma fuerte y valiente a las chavas de México, tomando como conflicto inicial una cuestión ilógica y mal planteada.

2022 es un año demasiado futbolero, no solo por el mundial, sino por la gran cantidad de sorpresas que nos ha dado en sus diferentes vertientes, desde ligas nacionales hasta la Champions League o la Sub 17 y la liga femenil, momentos clave en la historia de este deporte que nos muestran como la pasión por el deporte mueve fronteras. Pasion que se proyecta de un modo muy especial en “Las Bravas”

Está serie se centra en la historia de un equipo de mujeres futbolistas que lucharán contra viento y marea para cumplir con sus objetivos. En paralelo tenemos a Roberto Casas, el mejor futbolista mexicano que haya jugado en Europa, quien debido a una lesión pierde todo, y por ello, se ve obligado a regresar a su pueblo natal. Sintiéndose derrotado, se convierte a regañadientes en el entrenador de Las Bravas FC, el equipo de fútbol femenil local, entrenandolas para que ganen su primer campeonato.

Con la ayuda de Sebas, su gran amigo de la infancia, Roberto buscará lograr lo inimaginable: convertir a este grupo de jugadoras amateur en futbolistas profesionales, al mismo tiempo que trata de reconciliarse con su pasado. ¿Lo conseguirá?

Imagen cortesía de HBO Max

La serie nos traslada a un pueblito costero llamado Playa Angel (Champotón, Campeche, en la vida real) lleno de coloridos paisajes, pero también de esas comunidades humildes que a pesar de no ser muy agraciadas tienen una comunidad unida que te recibe con los brazos abiertos. Sin embargo, es muy evidente que aquí solo filman algunas escenas (principalmente tomas de campo o en la playa) ya que por lo menos si resides cerca o en la CDMX sabrás que entre sus locaciones encontramos lugares en Toluca, Naucalpan e incluso la Ex Fabrica de Harina de la CDMX, por lo que podríamos decir que la serie se grabó en México, porque literalmente ocuparon locaciones de varios estados.

Mantienen esa paleta de colores noir que se ha convertido en un cliché de los dramas mexicanos o que se filman en México mientras explotan demasiado los enfoques y desenfoques de casi todos sus personajes, como si no quisieran mostrar más de lo que todos sabemos que está ahí. Eso sí, la calidad de imagen es demasiado buena, digna de ver en la mejor televisión con la mejor calidad del mundo. Retoman aspectos sociales del país son caer en la satura política y dejando entre dientes las referencias a la corrupción y el tráfico de influencias.

La historia en general es buena, demasiado buena en comparación a otros proyectos que se han realizado en México últimamente, ya que dejan de lado todo lo relacionado al narco, la comedia exagerada y los clichés sociales de mostrar a pura gente blanca y millonaria. Por primera vez en la historia del país vemos a mujeres representando el girl power con mucho respeto.

Imagen cortesía de HBO Max

Rompiendo con sexismo

Constantemente dejan ver qué lo que más quieren es normalizar el hecho de ver a mujeres jugando fútbol, esto determinado que desde el inicio de los tiempos a las mujeres se les ve como un género débil que no puede hacer actividades de alto impacto. Aunque durante toda la serie me quedé con la duda de si no iban a la escuela o que onda, porque de la pasaban en la calle todos. ¿Tan mala está su pueblo que no tienen escuela?

De lógica ni platicamos

Al inicio no proyectan que Roberto Casas se convierte en su entrenador por cuestiones de dinero, sin embargo lo vemos viviendo en una mansión, con carros deportivos y, el peor de los errores: varios millones de seguidores en redes sociales ¿Si investigaron cuánto gana una celebridad de internet hoy en día? Porque con ese fácilmente se recuperaba y seguía con su vida, pero no, en lugar de eso por alguna extraña razón sale huyendo a México, y para acabarme de amolar te dicen que un boleto de avión cuesta $100 mil pesos ¿Pues que va a volar en jet privado o como? Si es caro volar, pero no tanto.

Desafiando al cliché

Desde el inicio cualquiera busca predecir lo que pasará y solo hay una cosa que fácilmente se predice… Así es, el torneo, porque al puro estilo de “Supercampeones” (de quienes incluso se hace referencia) la serie se desarrolla durante un torneo completo de su liga de fútbol local del cual todos sabemos cómo acabará y hasta donde llegarán (guiño guiño) es si, a lo largo de la serie pasan cosas que no suceden como uno lo planea, desde incógnitas, hasta conflictos internos entre las integrantes del equipo, aunque también tenemos que señalar que algunos conflictos se solucionan muy de golpe como para evitar el problema.

¿Segunda temporada?

Al final nos dejan con un conflicto pendiente y muy sacado de la manga del cual no nos explican nada, solo ocurrió y ya. Cómo si se tratara de una mala película de espías ochentera que dejaba un final abierto para seguir en una secuela o continuación posterior. Solo que este conflicto no queda muy claro y no se le ven mi pues ni cabeza, como buscando mantener las expectativas altas para una continuación aunque no ellos sepan si eso va a pasar

Imagen cortesía de HBO Max

En conclusión, “Las Bravas” representa con orgullo a las chicas de México que buscan hacer algo más de los que erróneamente se planteaba en el pasado, haciendo historia y dejando huella a su manera ignorando los estigmas de la sociedad. Un elenco fresco del cual espero sigamos viendo más, aunque con un mejor conflicto del planteado al final de la temporada. Aunque su protagonista necesita tener un mejor conflicto para que haya algo de lógica en su desarrollo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s