Cine News Películas Uncategorized

“Voz, resistencia y legado”: El homenaje a Tomás Rojo en el Museo Memoria y Tolerancia

El jueves 27 de mayo del presente año, Tomás Rojo Valencia, líder y activista medioambiental de la comunidad Yaqui, desapareció después de haber salido a tomar su caminata rutinaria matutina. Un par de semanas posteriores, después de una extensa labor de búsqueda,  sus restos fueron encontrados el 17 de junio en una fosa clandestina.

Esta lamentable pérdida fue producto de la violencia que dicha comunidad ha sufrido por parte del gobierno del Estado de Sonora, después de que Rojo Valencia encabezara la guerra por el agua, una lucha por defender los recursos naturales que le pertenecen y de los cuales depende la subsistencia de su pueblo.

Este sábado 28 de agosto, tuve el honor de asistir al homenaje que se le rindió en el Museo Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México, el cual contó con varios invitados especiales, incluyendo al director Sergi Pedro Ros, cuya opera prima, el documental Laberinto Yo’eme, crea un retrato auténtico de la gente y las tradiciones que conforman a la comunidad Yaqui, así como las condiciones sociopolíticas que la rodean.

Durante la ceremonia que precedió la proyección del documental, hablaron los familiares y amigos cercanos del activista. Pabela Rojo Espinoza, su hija, comenzó citando las poderosas palabras de su padre “la paz y la no violencia siempre deben de ir acompañadas de la libertad”, y señaló que, para su pueblo, “la paz siempre ha sido una añoranza”.  Con la voz entrecortada y lágrimas en sus ojos,  hizo un recuento de las distintas agresiones a las que se ha sometido a su gente, y la lucha constante de Rojo Valencia por resistir ante estos constantes intentos de victimización.

Después de ofrecer unas breves palabras sobre el líder Yaqui, a quien llamó “un poderoso activo de la historia”, Alberto Vizcarra, integrante del movimiento ciudadano por el agua en Sonora, pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador que detuviera el funcionamiento del Acueducto Independencia (el cual, cabe mencionar, continua operando ilícitamente) pues, de lo contrario, se convertiría en “el sepulturero del decreto de Lázaro Cárdenas”, ya que el ex presidente otorgó el 50% del agua del Río Yaqui a esta comunidad indígena el 30 de septiembre de 1940.

Eduardo Vázquez Martín, director del Colegio de San Ildefonso y amigo de Tomás Rojo, procedió a leer una carta en nombre del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, hijo de Lázaro Cárdenas y fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien defendió el decreto realizado por su padre y reconoció la importancia de este homenaje para honrar la memoria del activista. Posteriormente, Vázquez Martín dio lectura a un poema de su propia autoría, titulado “Rojo Venado”, el cual lee “Tomás Rojo se ha ido, pero Tomás es presente”.

Acercándose la conclusión de la ceremonia, Sergi Pedro Ros ofreció unas breves palabras para recordar a aquellas personas que fueron asesinadas por haber participado en la realización de Laberinto Yo’eme. César Cota Tortola, por su parte, aseguró que los jóvenes de la comunidad Yaqui continuarán con la lucha de Rojo Valencia y, de esta forma, “la voz de Tomás va a seguir”. También hizo énfasis en la unión de su gente con las palabras “atrás de mí, atrás de nosotros vienen personas”.

El acto concluyó, pues, con la proyección del documental dirigido por Ros, y dejó un mensaje fuerte y claro: la voz de Tomás Rojo Valencia no será olvidada. Su legado para la comunidad Yaqui y los demás pueblos indígenas será de inspiración, fuerza y resistencia.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s