Películas

The Prom: Un destello de arcoíris y lentejuelas – Reseña

En conclusión, "The Prom" es una carta de amor a esa parte de la sociedad que todavía tiene miedo de decir quienes son, un mensaje de apoyo a todos esos chicos que viven reprimidos en sus casas sin poder expresar abiertamente quienes son. Un destello de arcoíris y lentejuelas.

Tras haberse mantenido dirigiendo series durante varios años, Ryan Murphy regresa a la escena cinematográfica luego de seis años de ausencia con “The Prom”, una película basada en el musical de Broadway de 2016 de Jack Viertel con música de Matthew Sklar y letra de Chad Beguelin.

La película sigue a Dee Dee Allen (interpretada por Meryl Streep), dos veces ganadora del premio Tony, se asocia con Barry Glickman (James Corden) en un musical sobre la primera dama Eleanor Roosevelt que finalmente fracasa. Cada uno de ellos recibe “reseñas de finalización de carrera” y optan por revivir sus medios de vida al encontrar una causa benéfica a la que apoyar.​ A ellos se unen en el esfuerzo de ayudar, la veterana corista del teatro de Broadway Angie Dickinson (Nicole Kidman) y el desafortunado actor Trent Oliver (Andrew Rannells). Encuentran una causa en Emma Nolan (Jo Ellen Pellman), una estudiante de último año de secundaria que tiene prohibido llevar a su novia Alyssa (Ariana DeBose) al baile de graduación. El cuarteto de Broadway va a Edgewater, Indiana, para ayudar a las adolescentes lesbianas.

Imagen cortesía de Netflix

Manejaran una saturación de colores la cual va a doc con la historia, esto sumado con un destello de arcoíris​​ casi en todo momento y un juego de colores simple pero autentico con lo que relacionan cada paleta de colores con un momento en especifico, desde aquellos en los que todo es negro y parece que las cosas van a salir mal, hasta esos llenos de alegría donde los tonos rosas, morados y azules rodean todo el cuadro. Incluso hay momentos donde se va haciendo la transición de colores de una manera discreta, pero visualmente magnífica.

Hay una escena en la que se interpreta ‘Love Thy Neighbour’, tema original del musical en el que se expresa como puede ser muy irónica la forma en la que se reflejan las creencias. Desde el que juzga al que es diferente, pero se divorció y se volvió a casar, hasta el que hace… pues… cosas inapropiadas… y el la Biblia dice que se les debe cortar las manos, un tema que invita a la igualdad, a que todos somos iguales a pesar de lo que piensen algunas ideologías, como hay gente que critica una postura, pero forma parte de otro tabú, el sin fin de ironías ideológicas resumidas en un solo tema que además tiene una letra y un ritmo my pegajoso.

Un conflicto muy importante dentro de la historia es la forma en la que se plasma a Indiana, porque se generaliza que el estado en general es de mente cerrada, homofóbico y hasta ignorante, haciendo que aquellos que no hemos visitado ese estado nos podamos quedar con una mala imagen de él, porque de pueblerinos no los bajan durante toda la película a tal grado que llegan a un hotel de medio pelo y dicen ‘es el mejor que había’.

Imagen cortesía de Netflix

Es posible que muchos digan que hay un exceso de canciones dentro de la trama pero, pues….¡¡Es un musical!! que ilógico seria llamarle musical a algo que nada más tiene una o dos canciones, que si bien llegan a sentirse un poco innecesarias, siguen siendo parte de la trama y un elemento fundamental dentro de la esencia misma de la historia.

Hay escenas que se hubieran visto mejor sin tantos cortes de una toma a otra, manteniendo secuencias de una sola cámara siguiendo la continuidad dentro de las coreografías o algunos momentos en los que les hubieran podido dar mayor expresividad artística a la escena, la dirección de fotografía deja mucho que desear, porque manejan tomas, encuadres y secuencias genéricas, llenas de parches y cambios que afectan el ritmo visual.

Imagen cortesía de Netflix

Podríamos decir que Ryan Murphy es como ver a Manolo Caro, pero de Hollywood, caricaturizando a la comunidad LGBTQ+ con personajes sosos e incomodos (excepto la protagonista, a ella la muestran como una chica autentica y como muchas otras que existen hoy en día), solo les faltaron las drag queens para que pareciera un spin-off de ‘La Casa De Las Flores’.

Con esta película buscaron decirle a todos esos chicos que tienen miedo de salir de ‘no están solos’ a pesar de que en pleno 2020 se siguen presentando muestras de discriminación hacia esta parte de la sociedad que desde hace más de 50 años ha estado luchando por que se hagan valer sus derechos, una comunidad oprimida por la mentalidad cerrada de muchas personas y que, por si fuera poco, se ha estado inculcando a las nuevas generaciones para que no se rompa la bonita costumbre de hacer menos a aquel que es diferente a ti por el simple hecho de ser distinto.

Sin duda su mayor error es el final, sin decir muchos spoilers, es el final más predecible del mundo con una esencia similar a los clichés de ‘La Rosa de Guadalupe’, arreglando la problemática muy de la nada y teniendo un “Y Vivieron Felices Por Siempre”.

Imagen cortesía de Netflix

En conclusión, “The Prom” es una carta de amor a esa parte de la sociedad que todavía tiene miedo de ser libres, un mensaje de apoyo a todos esos chicos que viven reprimidos en sus casas sin poder expresar abiertamente quienes son. Un destello de arcoíris y lentejuelas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s